La Edad Antigua para niños

Como hemos visto en el artículo las edades de la historia, existen 5 etapas: Prehistoria, Edad Antigua, Edad Media, Edad Moderna y Edad Contemporánea. Y seguro que todos habéis oído hablar de las grandes civilizaciones antiguas como Mesopotamia, el Antiguo Egipto, Grecia, Roma… Pues todas ellas, y algunas más, se formaron durante el transcurso de la Edad Antigua. Hoy vamos a descubrir cómo se formaron y vivieron estas maravillosas civilizaciones en la Edad Antigua para niños. ¿Preparados?

Qué es la Edad Antigua

Llamamos Edad Antigua al período de la historia que abarca desde la aparición de la escritura, sobre el 3000 a.C., hasta la caída del Imperio Romano, en el año 476 d.C. Es la época en la que se desarrollaron varios sistemas de escritura, en la que se construyeron las pirámides y en la que el ser humano comenzó a contemplar el mundo que le rodeaba y a intentar explicarlo, surgiendo así el estudio de la astronomía, la física o las matemáticas. Como veréis a continuación, la Edad Antigua es una etapa fascinante de la historia donde se asentaron las bases de nuestra cultura.

Qué ocurrió en la Edad Antigua

Durante la Edad Antigua se desarrollaron por primera vez grandes civilizaciones: MesopotamiaIndiaChina, el Antiguo EgiptoGrecia y Roma, que daría lugar al famoso Imperio Romano.

En este período de la historia surgieron las religiones y el uso de las monedas para facilitar el comercio, que cada vez era más abundante. Además, hubo un gran desarrollo del arte y la cultura, y se construyeron grandes edificios y monumentos. Una buena parte de nuestra cultura actual proviene de los logros de esta etapa, así que su conocimiento y estudio (como el de todas las etapas de la historia) nos permite conocernos un poco más a nosotros mismos.

Grandes civilizaciones de la Edad Antigua en Occidente

Mesopotamia

Recreación de la puerta de Ishtar (Babilonia). Construida en el año 575 a.C.

La palabra “Mesopotamia” quiere decir región “entre-ríos”, refiriéndose al Tigris y al Éufrates, en Asia Occidental. Aquí, con el paso de los años fueron gobernando diferentes ciudades-estado bajo unas características comunes. En esta fértil llanura entre los dos ríos surgió primero la gran civilización de Sumer, a la que se atribuye haber inventado la escritura cuneiforme, uno de los primeros sistemas de escritura, junto a los jeroglíficos egipcios. Los sumerios, que ya habitaban esas tierras desde el año 3500 a.C., tuvieron grandes ciudades como Uruk o Ur, desde donde comerciaban con regiones extranjeras como Egipto y la India. Las ciudades se organizaban en torno a un palacio real y un templo levantados al pie del zigurat, una torre con forma de pirámide que unía el mundo humano y el divino.

Más tarde, sobre el 1750 a.C., el rey Hammurabi fundó el mítico Imperio de Babilonia, aunque las costumbres sumerias estaban tan arraigadas que continuaron durante este período babilonio y también en el asirio, manteniéndose hasta la época en la que los hititas y hebreos dominaron estas tierras.

¿Sabíais que Hammurabi fue uno de los primeros reyes en escribir un código de leyes? De este código se tomó la famosa frase de “ojo por ojo y diente por diente”, ya que aplicaba el mismo castigo al condenado como daño hubiese causado…

Antigua India

Reconstrucción de la antigua ciudad de Harappa. Imagen: Chris Sloan.

Hacia el 3300 a.C. se desarrolló en el sur del continente asiático una civilización en la zona de los ríos Indo y Ganges. Al igual que ocurrió en Mesopotamia con el Tigris y el Éufrates, estos dos grandes ríos proporcionaban tierras muy fértiles. Y no sólo estaban los ríos, las grandes lluvias de esta región de la tierra hizo que el esfuerzo por regar y cultivar fuese menor que en Egipto y Mesopotamia, zonas mucho más secas por la escasez de lluvias, por lo que la agricultura ayudó notablemente al florecimiento de esta antigua civilización.

Los drávidas eran los aborígenes de esta región, y, aunque al principio eran tribus nómadas que se dedicaban a la recolección y a la caza, pronto evolucionaron y formaron grandes ciudades, como Harappa (entre el 2300 y el 1700 a.C.) y Mohenjo-Daro. Estas ciudades estaban fortificadas y eran grandes y muy organizadas si las comparamos con las de otras civilizaciones, de hecho, llegaron a mantener relaciones comerciales con las grandes ciudades de Mesopotamia de la misma época.

La historia de la India está marcada por contínuas invasiones: arios, persas, griegos, mongoles y británicos. Hacia el 1500 a.C. se produjo la primera gran invasión, la de los arios por el norte, y gradualmente fueron arrebatando las tierras a los aborígenes. Es en este momento cuando surge la religión brahmánica, por el culto a la divinidad Brahma. ¡Seguro que conocéis el yoga! Pues debéis saber que esta práctica actual, como muchas otras, proviene de la filosofía religiosa hindú más antigua…

Antigua China

Gran Muralla China

En otras civilizaciones antiguas hemos visto, y veremos, que los gobernantes ejercían su poder a través de las leyes. Pues en China ocurría algo diferente; en realidad, más que las leyes, se debían cumplir unas reglas morales, es decir, se tenía muy en cuenta lo que estaba bien y lo que estaba mal. En la Edad Antigua, al emperador chino se le consideraba “Hijo del Cielo”, una especie de intermediario del dios del cielo, y sólo si el emperador tenía un buen comportamiento con su pueblo mantendría la continuidad de su mandato. Parece algo bastante lógico y también justo, ¿verdad?

La primitiva civilización china se desarrolló en las orillas de los grandes ríos orientales de Asia, sobre todo el Hoang-ho o Amarillo. Existen muchas leyendas que hablan del origen de esta civilización, aunque puede decirse que comenzó con la dinastía Chu, hacia el 1122 a.C. Tras ella hubo un periodo de desorganización, pero entonces comenzó la dinastía Tsin, que unificó China bajo su mando.

Justo bajo la dinastía Tsin comenzó la construcción de la Gran Muralla China, de más de 2000 kilómetros de longitud.

Antiguo Egipto

Recreación Templo de Luxor

Sobre el año 3150 a.C., el rey Narmer unificó las tribus del norte y del sur de Egipto, comenzando la época de los faraones. La unificación de Egipto coincide además con la fecha aproximada en la que comenzó a utilizarse la escritura jeroglífica egipcia (alrededor del 3000 a.C.), que, como hemos visto anteriormente, es uno de los primeros sistemas de escritura junto a la escritura cuneiforme de los sumerios.

Los antiguos egipcios construyeron templos con grandes esculturas y pinturas representando a sus faraones y a sus dioses, y también pirámides, que era donde reposaban los restos del faraón momificado una vez que moría. Las pirámides más famosas son las de Keops, Kefrén y Micerino en la ciudad de Giza, cerca de El Cairo.

Períodos del Antiguo Egipto (pulsad sobre este título para saber mucho más sobre el Antiguo Egipto)

1. Época Arcaica (3150-2700 a.C.)

2. Reino Antiguo (2700-2190 a.C.)

3. Reino Medio (2040-1782 a.C.)

4. Reino Nuevo (1570-1070 a.C.)

Aquí finalizarían los grandes períodos del Antiguo Egipto, después hubo muchas dinastías, algunas de ellas de dominación extranjera. Se considera “oficialmente” finalizado este grandioso imperio en el 31 a.C., cuando el Imperio Romano conquistó el Egipto de los Ptolomeos (el que había conquistado el gran Alejandro Magno).

Grecia

Recreación ágora griega (socialhizo.com)

No podemos hablar de la Grecia Clásica sin mencionar que, como ocurre en el caso de la Antigua Roma, nos ha dejado un valiosísimo legado que aún hoy conservamos en nuestra cultura y en nuestra forma de entender la sociedad, ideas que se asentaron en la civilización occidental, sobre todo, a partir del Renacimiento, además de muchas palabras de nuestra lengua, ¿sabíais que las palabras “música”, “teatro” o “dinosaurio” proceden del griego antiguo?

Se tienen noticias de que, hacia el 1600 a.C., algunos pueblos de origen indoeuropeo, llamados “aqueos”, se habían instalado en territorios de la actual Grecia. A estos aqueos ya se les considera griegos, grandes guerreros que dominaron la navegación por el Mediterráneo, y eran, sin duda, los griegos de los que nos habla el gran poeta Homero en su “Ilíada“, que narra la Guerra de Troya.

Más tarde, entre los siglos VIII y VII a.C., se produjo un período de colonización de tierras por el Mediterráneo, llegando hasta la Península Ibérica. En la civilización griega encontraremos las llamadas ciudades-estado, que contienen elementos comunes como la religión o la lengua, pero que se regirán bajo distintos gobiernos. Hubo un gran general griego, Alejandro Magno que sí intentó aunar a todos los pueblos griegos en un gran estado, aunque este sueño duró muy poco, y cuando él murió su imperio se dividió.

Entre otras muchísimas cosas, esta civilización creó una nueva forma de gobierno, la democracia (el gobierno del pueblo), modelo de nuestra democracia moderna, y uno de los logros más sorprendentes del espíritu humano, la filosofía, o lo que es lo mismo, la aparición del pensamiento racional. Y es que, aunque en todas las civilizaciones antiguas ya se intentaba dar explicación al mundo en el que vivían, el movimiento de las estrellas, las fuerzas de la naturaleza, etc., fueron los griegos los que dieron el paso del mito a la razón, porque se dieron cuenta de que la razón humana era la única que podía explicar el mundo.

Seguro que a vosotros también os gusta pensar, ¿a que siempre os hacéis muchas preguntas?

Roma

Pintura: “Una fiesta romana”, Roberto Bompiani. Museo Getty.

Y, por supuesto, otra de las grandes civilizaciones de la Edad Antigua, muy influenciada por la cultura griega, es la civilización romana (753 a.C – 476 d.C.), que, como vamos a ver a continuación, aportó mucho más que magníficas estrategias militares y violentas luchas de gladiadores.

Para empezar, si Grecia , tal como hemos visto, se organizó en muchas ciudades-estado, Roma se convirtió en la realidad más parecida al proyecto soñado de Alejandro. Aunque comenzó muy localizada en una pequeña región del centro de Italia, donde actualmente continúa la ciudad de Roma, llegó a expandirse tanto que sus territorios llegaban desde Hispania hasta la antigua Mesopotamia, en Asia.

Además de la aportación más evidente que fue el latín, de la cual deriva nuestra lengua, el castellano, la civilización romana inventó el Derecho, lo que tiene mucho sentido, ya que nadie hasta entonces había tenido el desafío de organizar a tantos ciudadanos tan distintos bajo las mismas normas y leyes. Y lo mismo ocurrió con el sistema de carreteras, las famosas calzadas romanas; su territorio era muy extenso, por lo que, cuanto mejor comunicado estuviera, mejor y más rápido funcionaría el comercio.

Libros de Historia Antigua para niños

¿Queréis seguir aprendiendo de forma divertida? Aquí os dejamos una selección de los libros que más nos han gustado sobre las civilizaciones de la Edad Antigua:

El Antiguo Egipto y Mesopotamia“>El Antiguo Egipto y Mesopotamia

Más libros de Edad Antigua para niños

Agradecimiento Imágenes: https://sites.google.com/site/geohistoriantigua/mesopotamia/arte/arquitectura-el-zigurat

lavanguardia.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *